Documentos desclasificados del Departamento de Estado revelan que la UE fue un proyecto de la CIA

Documentos desclasificados por el Departamento de Estado revelan que Washington financió de forma secreta la integración europea para contrarrestar a la Unión Soviética, recoge el británico ‘The Telegraph’.

Francois LenoirReuters
76191

El hecho de que EE.UU. se oponga activamente a la posibilidad de que el Reino Unido salga de la Unión Europea no tiene nada de extraño, ya que la integración europea desde el principio fue un proyecto de Washington, informa el diario británico ‘The Telegraph’.

Según documentos desclasificados por el Departamento de Estado, los servicios de inteligencia norteamericanos financiaron secretamente durante varias décadas en la segunda mitad del siglo pasado la creación de la UE. Uno de los documentos fechado el 26 de julio de 1950 revela una campaña de la Oficina de Servicios Estratégicos, precursora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), para promover un Parlamento europeo de pleno derecho.

Además, según estos informes Washington siempre prestó especial atención al Reino Unido, cuya incorporación en la integración europea era una prioridad para los estadounidenses. Por otro lado, EE.UU. incluso “intimidó a los franceses” para alcanzar un acomodo en la convivencia con Alemania en los primeros años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, porque “quería un frente unido para contrarrestar el poderío de la Unión Soviética”, resalta el artículo.

De acuerdo con ‘The Telegraph’, que cita los documentos desclasificados, algunos de los “padres fundadores” de la UE eran “mano de obra contratada por la CIA”. La agencia de inteligencia estadounidense trató activamente de mantener la dependencia europea de Washington, impidiendo a Bruselas la búsqueda de fuentes alternativas de financiación, destaca el rotativo.

Asimismo, durante el proceso de construcción de una Europa unida se cometieron “graves errores”. En un memorando con fecha del 11 de junio de 1965, EE.UU. dio instrucciones al vicepresidente de la Comunidad Europea para que promoviera “sigilosamente el proyecto de unidad monetaria, evitando cualquier debate hasta que la adopción de estas propuestas sean prácticamente inevitables”. Como demuestra la historia, este enfoque fue “demasiado exagerado, dada la situación actual de la deuda, las trampas de deflación y el desempleo masivo en todo el sur de Europa”.

“En cierto sentido, estos documentos son historia antigua. Pero demuestran que Washington se metió en este asunto hasta el cuello”, concluye el artículo del medio británico.

EEUU entrenó a terroristas que se convirtieron en líderes de Daesh

  • Un terrorista del grupo takfirí EIIL.

    Un terrorista del grupo takfirí EIIL.

EE.UU. entrenó a un grupo de terroristas que se convirtieron en líderes del EIIL (Daesh, en árabe), la banda takfirí que ocupa amplias zonas en Libia, Siria, Irak y Afganistán.

El diario tunecino Alshruq, en un informe publicado el sábado, destacó que EE.UU. con el fin de derrocar al presidente sirio, Bashar al-Asad, decidió entrenar a un grupo de integrantes de la llamada oposición, pero estos elementos se convirtieron en líderes de grupos takfiríes como Daesh y Frente Al-Nusra, rama siria de Al-Qaeda.

Añadió que Jordania, los países árabes ribereños del Golfo Pérsico y Turquía apoyaron la medida antisiria de EE.UU. que buscaba crear el nuevo Oriente Medio mediante la división de los países de esta zona.

Además, el rotativo indicó que, desde el inicio de la crisis siria en 2011, los países árabes del Golfo Pérsico proporcionaron ayuda militar a los grupos de la oposición siria y así dificultaron una solución política para este conflicto.

Combatientes de la llamada oposición siria.

 

A su vez, Jordania, albergó a miles de miembros de la banda terrorista Daesh en su suelo, donde con el apoyo de militares británicos, franceses y de ciertos países árabes les ofrecieron cursos militares, denunció.

Turquía también abrió sus fronteras para facilitar a los integrantes de Daesh su paso al territorio sirio, pese a que sabía que se trata de una agrupación extremista que ha cometido todo tipos de crímenes de lesa humanidad en el país árabe.

Los miembros del EIIL, algunos de los cuales fueron entrenados en 2012, siguen recibiendo formación de Washington. El pasado 19 de febrero, Estados Unidos y Turquía firmaron un acuerdo para entrenar y armar a quienes llaman militantes moderados en Siria con el pretexto de prepararles para luchar contra los extremistas de Daesh, aunque de acuerdo con varios documentos, hasta el momento, cientos de elementos entrenados por EE.UU. se han unido a las

ZBIGNIEW BRZEZINSKI Y LA DECADENCIA DEL IMPERIO ESTADOUNIDENSE

A partir del 11-S, ha sido evidente que el imperio norteamericano está viviendo con tiempo prestado. En estos últimos años, el inevitable colapso de la hegemonía mundial estadounidense y del mundo unipolar es algo que muy pocos observadores informados pueden seguir ignorando. Aquejado de desempleo masivo, un ejército sobredimensionado, un estado policial arraigado, deterioro de la infraestructura, y la siempre presente amenaza sobre el dólar, está claro que los Estados Unidos no es más que la sombra de lo que fue. De hecho, en 2016, el concepto de primacía estadounidense a largo plazo es sólo una fantasía mantenida por los medios de comunicación con su constante repetición de ideas sin sentido y absurdas sobre las recuperaciones, las intervenciones humanitarias y la seguridad nacional.

Investigadores más creíbles, sin embargo, son muy conscientes del hecho de que Estados Unidos, como un imperio, así como una nación, sigue el camino de todos los imperios habidos antes. No hay duda de que Estados Unidos pronto se quedará sin combustible en su marcha a través del mundo y en la represión en el país mientras la política económica irresponsable continúa siendo dictada desde los pasillos de Wall Street. Sin embargo, la decadencia de los Estados Unidos no es simplemente el resultado de un par de años de errores estúpidos cometidos por la clase dominante. La verdad es que el fin de Estados Unidos no es más que un punto de referencia en un guion que fue escrito hace mucho tiempo.

Con el fin de obtener una comprensión más profunda del nivel en el que la caída de los Estados Unidos sigue un desarrollo orquestado, vale la pena consultar la obra de Zbigniew Brzezinski, el infame estratega geopolítico, arquitecto de al-Qaeda , ex funcionario del gobierno de los EE.UU., y actual asesor de Barack Obama. En particular, es importante consultar el libro de Brzezinski “El Gran Tablero de Ajedrez: Primacía Americana y sus imperativos geoestratégicos”. Hay que recordar que fue en este mismo libro en donde Brzezinski pronunció la famosa frase de que “Estados Unidos es demasiado democrático en casa, para ser autocrático en el extranjero. Esto limita el uso del poder de Estados Unidos, sobre todo su capacidad de intimidación militar. Nunca antes una democracia populista ha conseguido la supremacía internacional. Pero la búsqueda del poder no es un objetivo que despierte la pasión popular, excepto en las condiciones de una amenaza súbita o un desafío al sentimiento del público sobre el bienestar de la nación”.

Además, Brzezinski también escribió que “mientras Estados Unidos se convierte en una sociedad cada vez más multicultural, puede que le resulte más difícil formar un consenso sobre cuestiones de política exterior, excepto en las circunstancias de una amenaza externa directa verdaderamente masiva y ampliamente percibida.”

El libro, escrito en 1997, parecía lamentar el hecho de que el público no apoyaría tal imperialismo descarado a menos que realmente vieran que la cruzada estuviera dirigida en su propio interés inmediato. Sólo cuatro año más tarde, el público recibiría una “amenaza súbita o desafío” orientado a su “sentir del bienestar interno”, así como de una “amenaza externa directa ampliamente percibida” en la forma de los ataques del 11-S. La caída final de los Estados Unidos, sin embargo, se trata en el apartado de conclusiones del libro de Brzezinski, que es revelador, titulado “Más allá de la última superpotencia mundial.” Aquí, Brzezinski sentencia que, no sólo la hegemonía estadounidense pronto llegará a su final, sino que nunca habrá otra superpotencia tan poderosa como los Estados Unidos; recordemos que momento de la redacción del libro fue en 1997.

También escribe:

“A largo plazo, la política mundial está obligada a alejarse cada vez más del concepto de concentración del poder hegemónico en manos de un solo estado. Por lo tanto, América (EE.UU.) no ha sido la primera, sino que será la única superpotencia global porque es probable que sea la última.Esto es así no sólo porque los Estados-nación se están volviendo poco a poco cada vez más permeables, sino también porque tanto el conocimiento [información] como el poder es cada vez más difuso, más común, y menos limitado por las fronteras nacionales. El poder económico también es probable que se disperse. En los próximos años, es probable que ninguna potencia alcance el nivel del 30 por ciento o menos del PIB mundial que Estados Unidos mantuvo durante gran parte de este siglo, por no hablar del 50 por ciento a la que llegó en 1945”.

Tenga en cuenta que la naturaleza permeable de los estados nacionales a la que Brzezinski se refiere a es el resultado del proceso de globalización de las economías y la armonización de las leyes en todo el mundo, así como la globalización de la cultura. Observe también que Brzezinski señala que la “concentración de poder hegemónico “no se concentra en las manos de un solo. De hecho, como potencia mundial simplemente pasará de las manos de una percibida entidad nacional a las de una institución internacional y global. Brzezinski señala que la caída del imperio norteamericano será debido a razones internas y externas a saber, el pesimismo y la adicción al entretenimiento en el hogar y la sobre-expansión en el extranjero. Y sigue:

“Por otra parte, como Estados Unidos se está convirtiendo en una sociedad cada vez más multicultural, puede que le resulte más difícil formar un consenso sobre cuestiones de política exterior, excepto en las circunstancias de una amenaza externa directa verdaderamente masiva y ampliamente percibida. Tal consenso general existió durante toda la Segunda Guerra Mundial, e incluso durante la Guerra Fría.

En ausencia de un desafío externo, puede resultar mucho más difícil que la sociedad estadounidense llegue a un acuerdo con respecto a la política exterior que no estén directamente relacionados con las creencias centrales y simpatías por culturas étnicas ampliamente compartidas, y que aún requieren un compromiso imperial duradero y a veces costoso. En todo caso, dos puntos de vista muy diferentes sobre las implicaciones de la histórica victoria de Estados Unidos en la Guerra Fría es probable que sean políticamente más atractivos: por un lado, la opinión de que el fin de la Guerra Fría justifica una reducción significativa en el compromiso global de Estados Unidos, con independencia de las consecuencias para la posición global de Estados Unidos; y por el otro, la percepción de que ha llegado el momento del auténtico multilateralismo internacional, por el que los estadounidenses deberían incluso ceder parte de su soberanía”.

Así, Brzezinski describe una sociedad que pierde su gusto por la guerra con otras culturas como resultado del aumento de la diversidad en la composición de la opinión pública estadounidense y la falta de cohesión de lo que ha sido la cultura americana desde comienzos del país. El hecho de que Estados Unidos ha ganado la misma etiqueta del “totalitarismo hostil” que una vez fue impuesta en otros países y gobiernos por fin ha llegado a ser abrumadoramente obvio para ocultarlo a muchos estadounidenses. Brzezinski también identifica la caída de la Unión Soviética y el fin de la Guerra Fría como un obstáculo potencial a la unidad para luchar y conquistar todo el planeta. En otras palabras, la falta de percepción de los resultados de la “amenaza externa directa” se traduce en la falta de voluntad en las mentes del público en general. Después de todo, la persona promedio no desea la guerra o la gloria del imperio, sino simplemente la capacidad de valerse por sí mismos y vivir en un cierto nivel de confort. . El Imperio es el objetivo de los psicópatas. Aún así, Brzezinski ve la falta de la presencia de la Guerra Fría como una excusa potencial para el sacrificio de la soberanía bajo el disfraz de “auténtico multilateralismo internacional” y, por supuesto, la globalización.

Desafortunadamente para los que van a ser carne de cañón en cualquier aventura en el extranjero, se dispuso que se percibiera esa amenaza externa directa tan necesitada a ellos en forma de radical terrorismo fundamentalista musulmán en 2001 y, en 2014, el resurgimiento de la propaganda de la Guerra Fría entre Estados Unidos, Rusia, y en menor grado, China. En este sentido, Brzezinski aparece para evitar la cuestión de la confrontación directa sólo para presentar la posibilidad en términos apocalípticos. El escribe:

“Las naciones más dotadas se encuentran limitadas por su propia mayor capacidad tecnológica para la auto-destrucción, así como por el interés propio; la guerra puede haberse convertido en un lujo que sólo los pueblos pobres del mundo pueden permitirse. En el futuro previsible, las empobrecidas dos terceras partes de la humanidad no pueden estar motivados por la restricción de las [naciones] privilegiadas.También cabe destacar que los conflictos y los actos de terrorismo internacionales hasta el momento, han estado carentes de cualquier uso de armas de destrucción masiva. (…)Pero la disponibilidad cada vez mayor, no sólo de los Estados sino también de grupos organizados, de los medios para infligir bajas masivas – por el uso de armas nucleares o bacteriológicas – también aumenta inevitablemente la probabilidad de su empleo”.

Sin embargo, aunque existe claramente la perspectiva de una guerra global y el empleo de armas nucleares, otra amenaza, posiblemente, incluso más peligrosa para el imperio estadounidense es la cultura que se ha creado deliberadamente para el beneficio de la clase dominante. Mientras Brzezinski presenta la crisis cultural de Estados Unidos como una amenaza por el mero hecho de su hedonismo y el egoísmo y que se opone a la voluntad de guerrear en el extranjero, su reconocimiento de la existencia de esta crisis está revelando en términos de cómo la cultura estadounidense ha sido manipulada, orientada al egocentrismo y a la adicción del entretenimiento para crear personas que eviten el sacrificio, la síntesis cultural y la identidad. Y sigue…

“De manera más general, el cambio cultural en América también puede ser desagradable para el ejercicio sostenido en el extranjero de la energía genuinamente imperial. Este ejercicio requiere de un alto grado de motivación doctrinal, el compromiso intelectual, y la gratificación patriótica. Sin embargo, la cultura dominante del país se ha vuelto cada vez más obsesionada con el entretenimiento de masas que ha sido fuertemente dominada por temas hedonistas personalmente y socialmente escapistas. El efecto acumulativo ha hecho cada vez más difícil movilizar el consenso político necesario en nombre de la producción continua, y también en ocasiones costoso, el liderazgo estadounidense en el extranjero. La comunicación masiva ha estado jugando un papel particularmente importante en ese sentido, lo que genera una fuerte repulsión contra todo uso selectivo de la fuerza que conlleva incluso niveles bajos de víctimas.Además, tanto Estados Unidos y Europa occidental han estado encontrando dificultades para hacer frente a las consecuencias culturales del hedonismo social y la drástica disminución de la centralidad de los valores de base religiosa en la sociedad. La crisis cultural resultante se ha visto agravada por la propagación de las drogas y, sobre todo en Estados Unidos, por su vinculación con la cuestión racial. Por último, la tasa de crecimiento económico ya no es capaz de mantenerse al día con las crecientes expectativas materiales, con este último, estimulado por una cultura que hace especial hincapié en el consumo. No es exagerado afirmar que una sensación de ansiedad histórica, tal vez incluso de pesimismo, se está convirtiendo en palpable en los sectores más elocuentes de la sociedad occidental”.

Y, ¿qué es lo que realmente está diciendo?: Después de décadas de incesante decadencia, desmoralizante, y deshumanizante entretenimiento, el embrutecimiento deliberado de cada generación, y la destrucción intencionada de las estructuras sociales y culturales de cohesión, el estadounidense medio, sin duda, carece de la capacidad de participar en las empresas que requieren el compromiso intelectual o la cohesión del grupo que llega en todas las divisiones raciales, sociales, de género, u otros. La creciente naturaleza egocéntrica de la cultura americana hace que la mayoría de la gente en una necesaria empatía para interactuar con los demás de una manera positiva y productiva. Además, este tipo de cultura niega el valor del sacrificio necesario para la realización de un proyecto para el bien común, sobre todo si ese proyecto requiere planificación y esfuerzo a largo plazo donde los efectos finales que no puede ser visto en la vida de la persona en cuestión.

Si bien la falta de motivación para guerrear en el extranjero en el nombre de la clase dominante es algo que debe ser alentado y alimentado porque la falta de motivación y el deseo de participar en una actividad fuera de uno mismo o de los beneficios inmediatos de dicha actividad producen la muerte de cualquier cultura en el corto plazo. Tal cultura engendra la ignorancia, la apatía, la falta de empatía, y la crueldad, así como la destrucción del potencial para el progreso humano. Este último, sin embargo, no tiene importancia real para la clase dominante. Brzezinski también señala la capacidad de penetración de las drogas en una cultura que ya está obsesionada con la gratificación inmediata y el escapismo. Mezclado con la absurda “guerra contra las drogas” que viola los derechos de todos los estadounidenses de manera inconmensurable, la persistente difusión del consumo de drogas continúa hasta el punto de representar una parte significativa de la población estadounidense sin empleo y totalmente desconectada de la difícil situación de la nación en su conjunto o simplemente incapaz de tomar medidas efectivas para cambiar su propia situación miserable.

Una cultura del hedonismo, junto con una depresión económica y un estado policial arraigado ha producido, sin duda, lo que Brzezinski considera un “sentido de la ansiedad histórica” y un “pesimismo” que está al orden del día, al menos entre “los sectores más elocuentes de la sociedad occidental”. Brzezinski escribe que este pesimismo o “falta de confianza” “se ha intensificado por la desilusión generalizada con las consecuencias del fin de la Guerra Fría”. “En lugar de un nuevo orden mundial basado en el consenso y la armonía”, escribe, `las cosas que parecían pertenecer al pasado, de repente se convierten en el futuro ´”. Y, ¿qué entiende brzezinski de “las cosas que parecían pertenecer al pasado”? Es una referencia des historiador Hans Kohn, quien definió esas “cosas que parecían pertenecer al pasado”, como `el fanatismo, líderes infalibles, esclavitud y masacres, el desarrigo de poblaciones enteras, la crueldad y la barbarie´.

Tenga en cuenta, sin embargo, que el análisis de Brzezinski no prevé un imperio estadounidense indefinido. Los Estados Unidos perderán su imperio, así como la poca riqueza interna que tienen. Por lo tanto, cualquiera que sea el optimismo que se proporcione al público, puede estar seguro que será falso y temporal.

Antonio Fernández
(Visto en http://tonyfdez.blogspot.com.es/)