La CIA, las ONG y las Revoluciones de Color

Perfeccionando  el método de las “revoluciones de color”.
Los líderes occidentales vuelven de nuevo a la infancia.

Por Thierry Meyssan
Global Research

En 1985, un científico social, Gene Sharp, publicó un estudio encargado por la OTAN sobreConvertir a Europa en Invencible. Señaló que en última instancia, un gobierno sólo existe porque la gente está de acuerdo en obedecerlo. La URSS no podía controlar Europa Occidental si la gente se negaba a obedecer a los gobiernos comunistas.

Unos años más tarde, en 1989, Sharp fue encargado por la CIA con la realización de la aplicación práctica de la investigación teórica en China. Los Estados Unidos querían derrocar a Deng Xiaoping en favor de Zhao Ziyang. La intención era dar un golpe con un barniz de legitimidad mediante la organización de protestas en las calles, casi de la misma manera que la CIA había dado una fachada popular para el derrocamiento de Mohammed Mossadegh contratando manifestantes en Teherán (Operación Ajax, 1953). La diferencia aquí es que Gene Sharp tuvo que recurrir a una mezcla de juventudes pro-Zhao y pro-Estados Unidos para hacer que el golpe pareciera una revolución. Pero Deng arrestó a Sharp en la Plaza de Tiananmen y lo expulsó del país. El golpe fracasó, pero no antes de que la CIA estimulara a grupos de jóvenes en un ataque vano de desacreditar a Deng a través de la represión que siguió. El fracaso de la operación se atribuyó a las dificultades de movilización de los jóvenes activistas en la dirección deseada.

Desde el trabajo de sociólogo francés Gustave Le Bon a finales del siglo XIX, sabemos que los adultos se comportan como niños cuando están envueltos en la emoción colectiva. Se vuelven susceptibles, aunque sea por un momento crítico fugaz, a las sugerencias de un líder-de-hombres que para ellos encarna una figura paterna. En 1990, Sharp se acercó al coronel Reuven Gal, entonces jefe psicólogo del Ejército israelí (que más tarde se convirtió en asesor de seguridad nacional adjunto a Ariel Sharon y ahora dirige las operaciones diseñadas para manipular a jóvenes israelíes no-Judios). Con la combinación de los descubrimientos de Le Bon y Sigmund Freud, Gal llegó a la conclusión de que también era posible explotar el “complejo de Edipo” en los adolescentes y dirigir a una multitud de jóvenes para oponerse a un jefe de Estado, como una figura paterna simbólica.

Sobre esta base, Sharp y Gal establecieron programas de capacitación para los activistas jóvenes con el objetivo de organizar golpes de estado. Después de algunos éxitos en Rusia y los países bálticos, fue en 1998 cuando Gene Sharp perfeccionó el método de las “revoluciones de color” con el derrocamiento del presidente serbio Slobodan Milosevic.

Después de que el presidente Hugo Chávez frustrara un golpe de Estado en Venezuela sobre la base de una de mis investigaciones que revelan el papel y el método de Gene Sharp, éste último suspendió las actividades del Instituto Albert Einstein que sirvió de cubierta y creó nuevas estructuras (LONA en Belgrado, la Academia de Cambio en Londres, Viena y Doha). Los vimos trabajando en todo el mundo, especialmente en el Líbano (Revolución de los Cedros), Irán (revolución verde), Túnez (Revolución Jazmín) y Egipto (Revolución Lotus). El principio es simple: exacerbar todas las frustraciones subyacentes, culpar al aparato político de todos los problemas, manipular a los jóvenes según el escenario “parricida” freudiano, organizar un golpe de Estado, y luego la propaganda de que el gobierno fue derribado por la “calle”.

La opinión pública internacional se tragó fácilmente este teatro: en primer lugar, a causa de la confusión entre la multitud y el pueblo. Por lo tanto, la “Revolución de Lotus” en realidad se redujo a un espectáculo en la plaza Tahrir de El Cairo, una movilización de una multitud de decenas de miles de personas, mientras que la casi totalidad del pueblo egipcio se abstuvo de participar en el evento; y segundo, porque hay una falta de claridad con respecto a la palabra “revolución”. Una auténtica revolución implica un trastorno en las estructuras sociales que se lleva a cabo durante varios años, mientras que una “revolución de color” es un cambio de régimen que se produce en cuestión de semanas. El otro término para un cambio forzado de liderazgo sin transformación social es un “golpe de Estado”. En Egipto, por ejemplo, está claro que no fue la gente la que empujó a Hosni Mubarak a dimitir, sino fue el embajador estadounidense Frank Wisner quien le dio la orden.

El lema de las “revoluciones de color” se remonta a una perspectiva infantil; lo que importa es derrocar al jefe de Estado, sin considerar las consecuencias – “No te preocupes por tu futuro, Washington se encargará de todo por ti.” Cuando la gente se despierta, ya es demasiado tarde; el gobierno ha sido usurpada por personas que no son de su elección. Al principio, sin embargo, hay gritos de “¡Abajo Shevardnadze!” O “¡Ben Ali, fuera!” La última versión fue lanzada en la tercera conferencia de los “Amigos de Siria” (París, 06 de julio): “¡Bashar debe irse! “.

Una extraña anomalía puede ser detectada con respecto a Siria. La CIA no pudo localizar grupos de jóvenes sirios dispuestos a cantar este lema en las calles de Damasco y Alepo. Por lo que son los mismos Barack Obama, François Hollande, David Cameron y Angela Merkel los que repiten la consigna a coro desde sus respectivas oficinas en el extranjero. Washington y sus aliados están probando los métodos de Gene Sharp sobre la “comunidad internacional”. ¡Es una apuesta arriesgada imaginar que los ministerios de exteriores pueden ser tan fáciles de manipular como los grupos de jóvenes! Por el momento, el resultado es simplemente ridículo: los líderes de las potencias coloniales están pataleando como niños frustrados enojados por un objeto deseado que los adultos rusos y chinos no les van a dejar tener, mientras lamentan sin cesar: “¡Bashar debe irse! “.

Thierry Meyssan, fundador y presidente de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Profesor de Relaciones Internacionales en el Centro de Estudios Estratégicos de Damasco. Sus columnas especializadas en relaciones internacionales aparecen en diarios y revistas semanales en árabe, español y ruso. Sus dos últimos libros publicados en Inglés: 9/11 la Gran Mentira y Pentagate.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s